"La vida es un regalo que Dios nos hace...la forma como vivas tu vida es un regalo que tú le haces a Dios..."  

 
Debemos madurar por nuestra propia cuenta. La esencia de madurar, es aprender a ser independientes… No importa si quieres apoyarte, ser protegido o recibir respaldo porque el viaje que hay que emprender es el viaje de la vida donde debemos pilotear nuestro propio barco y nuestra bitácora deber ser libre de ataduras de apegos y miedos…..donde seamos nosotros mismos sintiéndonos tranquilos, descansados, estables...

 No hay porque retener o esforzarnos por “conseguir a alguien”…la soledad es una oportunidad, un estado de potencialidad maravilloso, donde podemos renovar nuestra vida, donde podemos crear espacios para actuar según nos sintamos nosotros mismos…..Descubrimos que no somos una parte de nada ni de nadie….somos un ser completo, soberano! Con o sin pareja. Nunca nos preparan para estar solos, por cultura tenemos que estar al pie de alguien…lanzando anzuelos para cazar pareja…y encajar en el mundo…..

El espacio de ser uno mismo, el regalo de ser lo tú quien se renueva, se centra en el mundo y tiene una vida creativa.

Entre las clases de soledad una de las más terribles es la de soportar la presencia de alguien que despierta una necesidad que no te satisface…alguien indiferente que te hace sentir aparte emocionalmente…desprotegido, marginado , olvidado….tal vez avergonzado…

A veces somos invisibles para los demás…y hasta para nosotros mismos…..Pero la soledad es una condición básica de la experiencia humana, diferente al de estar en una relación….y no por ello menos valiosa, es la puerta de entrada que nos permite recuperar nuestro Yo!

Por eso, bendícete a ti mismo siempre! Bendecir es consagrarse, es un acto de reverencia que otorga protección, santidad y amor para el benefactor, y la más profunda bendición, es la que nos damos a nosotros mismos.

Adquirir la capacidad para bendecirnos a nosotros mismos, es darnos esa maravillosa energía para recuperar nuestra propia fuerza y no tener que depender de la de otro.

Bendecirnos es iniciarnos en el ritual de encontrar nuestro camino, cada paso que damos, cada decisión que tomamos, marca un momento importante en nuestra vida, y esa ahí cuando debemos bendecirnos, extender los brazos y recibir todo lo maravilloso que el universo tiene para darnos. (Luna de Paso).

¡Te abrazo! te guío a través de mi clarividencia! extiende tus brazos y recíbelo!    

                               

SI TE GUSTÓ ESTE ARTÍCULO…COMPARTELO CON ALGUIEN

Hazme saber tus impresiones. 

Tú opinión es muy importante para mi.

                                                   http://lunadepaso.com -

                                              E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.